jueves, 23 de marzo de 2017

Resistiendo la ciudad capitalista (Reportaje) - TeleSur -Inquieta Doc

Este es un reportaje que hace Telesur asociado con Inquieta doc donde se abordan dos temas: Primero la crisis inmobiliaria que empezó en Estados Unidos en el 2007 y que desencadenaría finalmente una crisis de mayores dimensiones a nivel mundial.
En la parte dos, se habla de la lucha por el derecho a la vivienda en Brasil. El video muestra con especial énfasis el desempeño del Movimento dos Trabalhadores Sem-Teto (MTST-Movimiento de los Trabajadores Sin Techo) e incluye oportunas intervenciones de expertos en urbanismo y movimientos sociales así como líderes de estos movimientos urbanos.

Cabe mencionar que a pesar que Brasil es el país que plantó por vez primera la semilla del derecho a la ciudad en América Latina, incluyéndolo en su Constitución Política en 1988  así como por el Estatuto de la Ciudad (2001), entre otras leyes. No obstante ha sido preciso que los movimientos urbanos se mantengan activos y luchando por sus derechos para dar sentido y evitar los desvíos que pudiera tener el derecho a la vivienda y el derecho a la ciudad.

PARTE I




PARTE II

 

viernes, 17 de marzo de 2017

Cómo el punk cambió a la ciudad ─ y viceversa



Traducción propia del artículo "How Punk changed cities - and vice versa" publicado el 17 de marzo en el sitio web The Guardian
-----
Desde sus primeros comienzos, el punk como culto a la juventud fue visto como un estorbo social en las ciudades - irritante pero tolerado. Sin embargo, las verdaderas líneas de batalla se dibujaron en lo que luego se convertiría en un punto focal para la naciente escena hardcore: los inicios de 1980 en Los Ángeles.

"LA era un lugar incompleto entonces", recordó Dave Markey, cuyo documental de 1982 The Slog Movie capturó la escena punk de LA en toda su cruda y áspera gloria. Hablando en una entrevista de 2011, Markey, que era un adolescente en ese momento, añadió: "No podías caminar por ciertas calles. Pero también era como un patio de recreo para nosotros”.

También se estaba llevando a cabo una limpieza masiva en preparación para los Juegos Olímpicos de 1984, y la creciente y desagradable subcultura punk fue vista como un asunto cívico. "Estamos tratando de desinfectar el área", dijo un capitán de la policía del Comité de Planificación Olímpica del Departamento de Policía de LA a Los Angeles Times en la carrera hacia los Juegos. Al principio, la policía se centró en los transeúntes y otros habitantes de las calles, a quienes querían alejar de los ojos del público. Pero los punks de la ciudad rápidamente se pusieron en su radar.

Los conciertos - legítimos e informales - fueron cerrados con impunidad. El Departamento de Policía de LA envalentonados rara vez mostraban moderación, a pesar de la temprana edad de los que estaban luchando. De hecho, de acuerdo con Henry Rollins, cantante LA Black Flag, fue la juventud y las sorprendentes apariciones de los punkies lo que los convirtió en tal objetivo. "Creo que esta fue una de las cosas que hizo que el Departamento de Policía de Los Ángeles odiara a los punks y los asaltara con regularidad", escribía casi 30 años después. La canción Police Story contó su propio cuento: "Esta puta ciudad / está a cargo de los cerdos / Toman los derechos / Lejos de todos los niños" (“This fucking city / Is run by pigs / They take the rights / Away from all the kids”). Mientras que Circle Jerk's ("Todas las personas se ven iguales / ¿No saben que son tan malditos cojos?") duplicó el rechazo y el aislamiento de aquellos que sentían que estaban siendo marginados en la América de Reagan.

Como una gran cantidad de historiadores culturales atestiguaron, el punk nunca murió, simplemente se fue a la clandestinidad. Mutando en hardcore, se retiró a los sótanos, los garajes y las profundidades de la calle - pero como una mala hierba que empuja a través de las grietas, se ha luchado para encontrar su lugar en el ambiente hostil de la ciudad moderna.
La escenta hardcore del Punk en los años ochenta, a diferencia del llamativos y extrovertidos 1970's, era utilitaria, autosuficiente (o"DIY"[Hágalo usted mismo], para usar la lingua franca del movimiento) y en gran medida un producto de su entorno.

Los punks incondicionales eran Suburban Disease, Urban Waste, Subterranean Kids. They spoke of Social Unrest, a Mad Society and URBN DK. Hablaron de Social Unrest, Mad Society y URBN DK.
Pero mientras ellos llevaban las cicatrices municipales como una insignia de honor, se negaron a someterse a ellos. Primero fue el trabajo de refundición de su propio entorno. Entonces - a medida que su confianza crecía y el deseo de justicia social se convirtió en algo más que un eslogan en una chaqueta - las propias ciudades tendrían que cambiar. Para el punk político y socialmente motivado, los principios colectivistas de Crass, más que el nihilismo de los Sex Pistols, reflejarían sus acciones.

Las batallas se libraría en los EE.UU. – y en el resto del mundo, en un mayor o menor grado. Los punks en Colombia e Indonesia, donde los roces con militares de los escuadrones de la muerte o con la policía de la sharia eran cuestión cotidiana para esos mohawks rosados, podrían muy bien burlarse de las situaciones policiales de la Black Flag. Pero en el occidente, mientras que las apuestas raramente eran de vida o muerte, las luchas sobre quién se apoderaba de la ciudad se intensificaban.
Por supuesto, entonces como ahora, el punto de apoyo del punk y el hardcore se basaba en la música. Para que la escena sobreviviera, las bandas hardcore necesitaban lugares para tocar - y lugares libres de intervención de figuras de autoridad o de restricciones de edad (en los Estados Unidos, la edad para beber de 21 años excluiría un buen 80% de la audiencia).

Esto significó jugar al gato y el ratón en la búsqueda de lugares amigables o confiables - gimnasios escolares, centros sociales, clubes juveniles e incluso salas de reuniones de veteranos de guerra - y jugando el infierno hasta que su bienvenida se desgastaba. Dada la naturaleza desenfrenada y desordenada de las actuaciones y el público que a menudo se agotaba a mitad del espectáculo, las autoridades eran llamadas con frecuencia y Black Flag’s Police Story se desarrolla en un microcosmos.

Se necesitaba algo más concreto. A finales de los ochenta y principios de los noventa, los tenaces soldados de la escena fundaron una serie de espacios autónomos que se han convertido en faros globales del ethos contracultural del punk: the 1 in 12 Club in Bradford; San Francisco’s 924 Gilman Street; ABC No Rio de New York. Aunque se conoce principalmente por su función como lugar de música, el 1 in 12 comenzó su vida como un club social que promovía los valores anarquistas. Sus cuatro pisos albergan un estudio de grabación, un bar, una cafetería y una amplia biblioteca de textos anarquistas. ABC No Rio ofreció una habitación oscura, instalaciones de serigrafía y un laboratorio de computación pública, además de organizar conciertos, exposiciones y proyecciones de películas. Es un tanto sorprendente, entonces, que Londres haya tardado tanto tiempo en establecer su propio espacio autónomo - y fue sólo debido a los esfuerzos de un pequeño grupo que, en 2015, que DIY Space for London se estableció.

"Siempre se trató de llevar los hilos de la música y el activismo juntos de nuevo en un mismo espacio y ver lo que podría suceder como resultado", dijo el cofundador de DIY Space for London, Bryony Beynon, en la culminación de una campaña de tres años para la recaudación de fondos en la eterna búsqueda de un lugar para tocar música sin interferencias.

Ubicado en un rincón fuera de moda del sur de Londres, DIY Space for London parece estar seguro por ahora. - "El proyecto es realmente enorme", dice Beynon, señalando que ahora tienen 6.000 miembros que dirigen el lugar en conjunto - pero las ciudades cambian.

Cuando 924 Gilman Street se estableció en las polvorientas callejuelas del área de la Bahía de San Francisco, a mediados de los años 80, era difícil imaginar que la gentrificación llegara a ser un problema. Pero a medida que la industria de la tecnología creció, esos feos distritos de almacenes de repente se hicieron eminentemente deseables. Gilman Street se encontraba enclavado junto a cervecerías artesanales, las juntas de barbacoa y - la vanguardia de gentrificación - una sucrusal de Whole Foods. El futuro del recinto sólo ha sido asegurado por innumerables deposiciones al consejo local, numerosos conciertos de beneficencia e incluso la intervención de los millonarios del punk rock Green Day.

La guerra de Punk contra la gentrificación se puede perder mucho tiempo en East Village de Manhattan pero uno de sus puntos más notorios todavía se sigue celebrando. En 1988, Tompkins Square Park, hogar de las personas en situación de calle de hecho, fue el sitio de una protesta - con las bandas de punk actuando - contra los planes de la ciudad para sanear las calles, como Los Angeles lo había hecho una década atrás. En respuesta a las quejas de ruido, la policía intervino. Se desató el infierno.

Durante dos días, los punks, los manifestantes y los transeúntes lucharon con los oficiales de la policía de Nueva York cuya brutalidad estaba muy bien documentada – por el no menos importante poeta Allen Ginsberg - que condenó al New York Times y al alcalde Ed Koch.

Dieciséis años más tarde, en 2004, un concierto de aniversario Tompkins Square - con la banda punk Leftover Crack –estaba un poco más acorde con el entorno recién enrarecido del East Village: sólo hubo un intento de arresto, por una violación de contenedor abierto, y una pequeña pelea entre los punks y los policías. "Fue un enfrentamiento", dijo un portavoz del Departamento de Policía de New York cuando se le preguntó al respecto. "No sé si" motín "sea la palabra correcta".

El moderno Washington DC también se ha encontrado reviviendo uno de los capítulos más infames de su rica historia punk. El activista Robin Bell proyectó la frase "Los expertos están de acuerdo: Trump Is a Pig" al lado del hotel Trump International – haciendo un guiño a la famosa campaña de Jeff Nelson en 1987, el baterista de Minor Threat (la banda que dio al mundo "straight edge", el sub-grupo de hardcore punk).

Nelson y sus compañeros, indignados por los esfuerzos del ala conservadora de Reagan, Edwin Meese, cubrieron la ciudad con carteles que decían: "Los expertos están de acuerdo: Meese es un cerdo", provocando conversaciones confusas en muchas oficinas de Beltway. Luego se imprimieron y vendieron 6.000 camisetas, una de las cuales se convirtió en el tema de una amenaza legal de ACLU cuando un mensajero de bicicletas que lo llevaba se le negó la entrada al Departamento de Justicia.

El eslogan de Nelson estaba fue uniéndose a la conciencia colectiva de DC. Mirando hacia atrás ahora, dice: "Todo el mundo estaba convencido de que habíamos diseñado todo el asunto, pero no tenía nada que ver con ello. Todo esto tenía vida propia. Resume la esencia del activismo punk en las ciudades - -Lanza una piedra a un estanque tranquilo para ver hasta qué punto llegan las ondas. En su forma más potente, esas ondas se convierten en olas.

Una de esas rocas ha sido el trabajo de Beynon en la creación de Good Night Out, una campaña que anima a los bares y locales para abordar y prevenir el acoso. Es una idea que se ha extendido del sur de Londres a América del Norte. "Ver la campaña crecer a partir de algunas conversaciones ha sido increíble", dice. "Cuando eres adoctrinado como adolescente a la idea de que puedes hacer cualquier cosa y salirte con la tuya, es difícil que no se filtre esa idea hacia otras áreas de tu vida".

Del mismo modo, Zoe Dodd, un trabajadora de la reducción de daños y el veterano de la escena punk de Toronto, fue noticia el año pasado cuando - conmocionada por un aumento del 327% en las muertes por sobredosis desde 2008 - estableció un taller de reducción de daños por drogas en Fait/Void, el espacio punk autónomo de la ciudad. Fue un triunfo de la ética de bricolaje y ya ha sido emulado en Montreal y Vancouver.

Mexicali Resiste: por el derecho a la ciudad

Foto cortesía de Radarbc.com
Muchos han criticado avisadamente que Mexicali Resiste tiene muchas y muy distintas demandas. Puede ser, pero esto, más que algo negativo, es un síntoma esperanzador: vivimos en los tiempos en que la revolución reivindicará no uno, sino todos los derechos que tenemos para vivir en la ciudad que soñamos.

“La revolución será urbana o no será”, dijo un sociólogo francés hace casi medio siglo. Es lógico, es ahí donde se aglutinan la mayoría de las personas. Actualmente más de la mitad de la población vive en ciudades y para el 2050 se espera que la cantidad ascienda al 75%.

Por eso ese sociólogo (Henri Lefebvre) crea el concepto “derecho a la ciudad”, allá por los años 50. Él denuncia que el capitalismo ha estado destruyendo las ciudades, convirtiéndolas en una mercancía más, haciendo de ellas lugares sujetos al valor de cambio y por lo tanto inaccesibles a un gran sector (el de los oprimidos). Señala también que este sistema económico ha degradado la vitalidad urbana, cuando la ciudad debería ser un bien común, un espacio de encuentro para todos.

Este derecho no sólo aboga por el acceso de los ciudadanos al espacio público, sino que agrupa todos los derechos humanos que se pueden ejercer en este medio ambiente construido por el hombre, exige también el acceso a todos sus recursos y bienes. El derecho a la ciudad nos da el poder de transformarla en ese sitio que signifique algo para la colectividad, no sólo para unos cuantos. El derecho a la ciudad es poner el desarrollo en manos de todos.

Cuando Mexicali Resiste se pronuncia en contra del aumento al impuesto predial, lo hace sabiendo que la tasa actual es suficiente para cubrir los gastos del municipio. El impuesto predial se basa en la propiedad inmobiliaria urbana, con su cobro se construyen calles, se ejecutan programas sociales, se solventa la nómina y todas las oficinas de la administración, se obtiene seguridad pública, entre otros muchos servicios. Es decir, con este impuesto se construye la ciudad que tenemos, ese espacio que algunos empresarios no sólo usan para vivir, sino que lucran con ella, generan ganancias ($) a partir de lo que todos hemos construido (aun los que se niegan a pagar dicho impuesto).

Mexicali Resiste, también se ha manifestado en contra de que el Ejecutivo Estatal gaste millones de pesos en la construcción del acueducto para una cervecería. ¿Es justo que la obra pública se destine a una sola empresa? Pues el derecho a la ciudad también significa reclamar que el gasto público tenga un fin social, y no sólo beneficie a unos cuantos empresarios. Lo mismo pasa con el uso del agua, un recurso natural al cual tenemos derecho todos o bien, la demanda de derogación de la Ley de Asociaciones Público Privadas del Estado, que pone el recurso público en manos de unos cuantos (también empresarios).

Ahora que en la nueva Ley General de Asentamientos Humanos se ha reconocido formalmente el derecho a la ciudad, valdría la pena reflexionar en las demandas que el movimiento social Mexicali Resiste ha expuesto ante el poder ejecutivo y legislativo local, así como a las autoridades municipales. ¿Son realmente exigencias superficiales o están haciendo efectivo el derecho a la ciudad, ese derecho que hace nacer revoluciones?

lunes, 6 de marzo de 2017

Metodología para el análisis de la vida urbana según Jane Jacobs


Jane Jacobs
 «Cuando se trata de comprender a las ciudades, creo que los hábitos de pensamiento más importantes son los siguientes: a) pensar siempre en estructuras en movimiento, en procresos en curso b) trabajar inductivamente, razonando de lo particular a lo general, y no al revés; y c) buscar indicaciones o señales singulares, distintas a la generalidad y que hagan referencia a muy pocas cantidades "promedio"mayores que están efectivamente operando»  Jane Jacobs 

viernes, 3 de marzo de 2017

Directrices de Desarrollo Urbano





Constellation Brands: los amigos del gobierno

Fotografía: cortesía Radarbc

Hay una frase que dice: “justicia para mis amigos, todo el rigor de la ley para mis enemigos”. Con ello se hace referencia a esa mala costumbre que tienen muchos servidores públicos y gobernantes de no aplicar la ley, o de usarla mañosamente para beneficiar a quienes pertenecen a su cercano círculo social o político. Por lo contrario, pretenden ser pulcros a la hora de imponer la norma con aquellos que no tienen el favor de su simpatía, argumentando una supuesta fidelidad a la legislación.

Esta frase aplica perfectamente para Constellation Brands y los cucapás. Al parecer estos últimos no son muy apreciados por el gobierno. A esta etnia local recientemente se les retuvo 100 toneladas de curvina por no presentar el documento denominado Manifiesto de Impacto Ambiental (MIA), requisito que exige la Ley General de Equilibrio Ecológico y la Protección del Ambiente (LGEEPA) y que es necesario para que se autorice el desarrollo de actividades pesqueras que pudieran impactar al ecosistema y sus especies. A ellos, a los cucapás, todo el rigor de la ley.

La planta cervecera y el acueducto tampoco cuentan con dicho documento. Según consta en el sitio de internet de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), fue apenas el 22 de febrero cuando la empresa constructora presentó ante la autoridad el respectivo MIA, pese a que las obras de construcción están ya muy adelantadas. Aunque este hecho es conocido por todos, ni la autoridad municipal ni la federal habían promovido o declarado la cancelación de las obras. Justicia y bondad para ellos.

Gracias a la presión que ejerció el movimiento social Mexicali Resiste a través del Congreso del Estado, fue que el cabildo acordó decretar la suspensión temporal de la construcción. Se tuvo que exhibir una por una las irregularidades, tal y como se han ido encontrando. Fue necesario también presionar a punta de mítines, marchas y campamentos para que el “buen” Gustavo Sánchez aceptara lo que muchos le han dicho: la cervecera huele a corrupción.


No se ha ganado del todo. Se tiene la esperanza que esta obra, tan dañina como lo es para Baja California, sea suspendida definitivamente. Pero no hay que ser conformistas, hay que luchar hasta que los amigos de los empresarios, es decir, la clase gobernante corrupta, sea sancionada y que uno a uno de los involucrados sean separados de sus actuales cargos, incluyendo por supuesto, al presidente municipal.